20 de Junio - Día de la Bandera Argentina

sábado, 19 de junio de 2010

Fwd: FW: Reconocimiento a Celia TORRA

Celia Torrá

-





CORREO RECIBIDO DE SONIDOS ARGENTINO

Sent: Friday, June 18, 2010 10:02 PM
To: undisclosed recipients:
Subject: Sonidos Argentinos - ESPÍRITU BICENTENARIO - Número 6


ESPÍRITU  BICENTENARIO
Una directora de orquesta en el Teatro Colón

Número 6

Estimados amigos de Sonidos Argentinos:

La relación entre la mujer y la música, ha sido desde los comienzos de nuestra institucionalidad argentina, un tema interesante de conocer y estudiar. Ya Sarmiento, desde su escuela fundada en 1839, fomentaba  la importancia de educar la sensibilidad de la mujer argentina, para que sus hijos en su carácter de futuros ciudadanos, fueran desarrollando la emotividad y el aprecio de lo sensible y artístico, como sólo una mujer puede transmitirlo. Un documento único, como el Boletín Musical editado en Buenos Aires en 1837, nos presenta en época tan temprana, una composición escrita por una mujer que firmó, "una porteña", por lo que quiso mantenerse en el anonimato. Pero durante el correr del siglo XIX, las mujeres dedicadas a la música abundaron, y publicaron sus obras, a tal punto que en los comienzos del siglo XX, encontramos intérpretes y compositoras de amplia formación y desarrollado talento.

El caso que hoy nos ocupa, es el de Celia Torrá (1884-1962). Nacida en Concepción del Uruguay, provincia de Entre Ríos.

Siendo aún muy joven, con todo el sueño que aporta la juventud, aspira a los más altos ideales, y viaja a Paraná (capital de Entre Ríos), luego a Buenos Aires, en donde estudia piano con Alberto Williams, y violín con América Montenegro y con el concertista -compositor Andrés Gaos. Su afán de superación la lleva a ganar el famoso Premio Europa, beca máxima del Gobierno Argentino en esos tiempos. En 1909, parte para Europa, en donde estudia en Bruselas con Cesar Thomson, uno de los más renombrados violinistas europeos. Su talento da para más, y luego de obtener menciones y premios, llega hasta Hungría, en donde se perfecciona nada menos que con Jenö Hubay, y estudia composición con Zoltán Kodály. Allí, en 1913 obtiene el título de "Virtuoso del violín". Como a otros tantos artistas argentinos, la Primera Guerra Mundial la obliga a quedarse en Europa, en donde en Lyon (Francia), comienza una de las actividades que signarán su vida: la acción social y comunitaria. En efecto, se dedica a invertir su arte a beneficio de las víctimas y heridos de guerra, trabajando junto a la Cruz Roja.
Terminada la guerra, y tras ocho años de ausencia, vuelve a su Entre Ríos natal, llena de vitalidad y proyectos.  Ante el gran contraste entre la fecunda, numerosa y secular actividad musical europea,  y la humildad de su ciudad natal, decide donar la recaudación de sus conciertos para la compra de un órgano de la Iglesia de Concepción. En 1919 obtiene otra beca para terminar sus estudios de composición en París, junto a Vincent D´Indy. Pero esta vez viaja a Europa como una violinista formada y reconocida internacionalmente, y a sus estudios de composición suma giras internacionales como concertista de violín, por Alemania, Suiza y Francia.
Regresa en 1921 y comienza por encargo del Gobierno Nacional, una labor de difusión musical en el norte y noroeste de nuestro país. Nunca se cansa de progresar, y continúa sus estudios bajo la guía de Athos Palma. En 1930 funda la Asociación Coral Argentina, de la cual es directora, organismo que en 1938 se fusiona con la Asociación Sinfónica Femenina, logrando dar unos 200 conciertos que la califican como una directora de orquesta de excepción. En 1934 compone su Sonata para piano, demostrando no sólo su conocimiento de este instrumento (que será el que más abordará en la segunda mitad de su vida), sino dando al corpus musical argentino una de las mejores sonatas de su tipo de nuestro repertorio.
Y así llegamos al año 1949, en el que obtiene su gran reconocimiento, siendo elegida para dirigir fragmentos de su propia Suite Incaica en el gran escenario del Teatro Colón, empuñando la batuta de la orquesta más prestigiosa de la Argentina. Fue ella, la primera mujer que subió al podio en el gran teatro.
Celia Torrá se había impuesto naturalmente contra cualquier posible prejuicio social, por su personalidad y talento únicos, había dominado el violín, el piano, la composición y la dirección sinfónico-coral…. Sin embargo, tampoco había dejado de lado la importancia de la docencia. Bajo sus manos,  abría nuevos caminos en un campo  muy especial de la composición: la producción musical para Jardín de Infantes, pues Celia Torrá, la concertista aclamada internacionalmente, también conservó su humildad y arte para darlo a los más pequeños, trabajando en el Jardín de Infantes "Mitre".
Los últimos años, los ocupa en fundar y dirigir un nuevo coro…..el coro de obreros de la Fábrica Phillips , en donde realizará sus últimas actividades de acción artística y social, antes de fallecer en 1962.
El credo de Celia, quedará para siempre resumido en sus propias palabras: "no importa lo que cueste llegar a la masa; iremos sin temor y sin cansancio, somos un pueblo joven más preocupado por su organización material que de su organización espiritual, pero no por eso hay que transigir con la incomprensión ofreciendo lo que conquista el fácil aplauso, no hay que descender, hay que elevarse y en la fuerza del impulso elevar a los demás (…) mi mayor aspiración es no haberme ido de este mundo sin haber cumplido mi destino".

Y porque Celia Torrá fue una gran artista y humanista para los argentinos, la hemos elegido para este número de Espíritu Bicentenario.

¡Hasta la próxima!

Sonidos Argentinos®

Nota: los datos sobre Celia Torrá, han sido compilados mayormente del libro  Celia Torrá, ensayo sobre su vida y su obra en su tiempo, de Marcela Méndez.  Editorial de Entre Ríos, 2001.

Jaime Lerner
Representante
Tel - 15-5054-2736
Sonidos Argentinos


Este mensaje es parte de una campaña de envíos para difundir nuestras actividades. Si prefieres no recibirlos avísanos respondiendo el mismo y colocando en el asunto: NO ENVIAR. Gracias y disculpa las molestias.
Si no recibió las entregas anteriores de Espíritu Bicentenario, reclámelo.

Nuestro agradecimiento a Carlos Bruzera por el envío.

No hay comentarios.:

Homenaje al Ingeniero GUSTAVO TORRESÁN (f), hijo del Fraternal Jorge Torresán

Buscar en este Blog, Enlaces, Internet...

Etiquetas

Etiquetas